Matrimonio Vásquez-Montupil: Más de cuarenta años dedicados a la agricultura familiar campesina en la Región de Ñuble

0
409
 
luz germicida ultravioleta
Teksa
maci
Malla Agrícola
 

A escasos 25 minutos del centro de Chillán, se encuentra el huerto de hortalizas del matrimonio compuesto por  Héctor Vásquez Henrríquez (76) y Regina Montupil  (58), dos esforzados agricultores de la comuna de Chillán Viejo, quienes junto a su hija, Jenifer Vásquez Montupil (33), dan vida a un emprendimiento familiar con más de 40 años de tradición.

La historia de este matrimonio estuvo siempre ligada a la agricultura, desde que se conocieron, allá por 1983 ambos comenzaron un trabajo en conjunto que perdura hasta el día de hoy. Actualmente, poseen un huerto de aproximadamente tres hectáreas, en el que cultivan una gran variedad de productos, dependiendo siempre de las estaciones del año. “En estos tiempos dedicarse a la agricultura no es nada fácil, acá hay muchas cosas a tener en cuenta, sin embargo, hemos sido y seguiremos siendo muy felices, ya que esto es lo que realmente nos apasiona”, expresó don Héctor, mientras partía una de sus sandías.

A lo que inmediatamente agregó: “Yo nací y me crie en el campo, toda mi vida la pase ligado a la agricultura. Hoy en día los tiempos han cambiado un tanto, el clima ya no es el mismo, pero si uno es capaz de adaptarse, igual logra obtener buenos resultados. Es cosa de saber trabajar con el clima nomás”, sonríe.   

Su hija, Jenifer Montupil (33), también heredó esta gran pasión por el campo y la tierra. Actualmente trabaja arduamente para ayudar a sus padres y darle la posibilidad de estudiar a sus dos hijos. “A pesar de que la vida en el campo es un poco dura, a mí me encanta lo que hago, cosechar y sembrar la tierra siembre han sido mi pasión. No me arrepiento en lo más mínimo de haberme quedado acá, gracias a esto es que puedo ayudar a mi padres. Eso sí, quiero que mis hijos, Bryan y Escarlet, puedan estudiar y logren obtener alguna profesión”.

En estos momentos, la familia Vásquez-Montupil, se encuentra enfocada en la cosecha de  melones y sandías,  los cuales comercializan en el mercado de Chillán y Concepción. “Estos son los productos que por sus características se adaptan más al verano, sin embargo, nosotros nos mantenemos cultivando todo el años. Más adelante sembraremos cilantro, acelgas,  espinacas, rábano y perejil, que se dan mejor en invierno”, expresó la señora Regina.

A lo añadió. “Desde que conocí a mi viejo hemos estado trabajando juntos, no sé qué haría si él no estuviese conmigo. Gracias a nuestro esfuerzo pudimos criar a Jenifer y ahora la estamos ayudando a criar a nuestros nietos, que son lo más importante que tenemos. ¿Sabe algo?, ¡esperamos morir trabajando y cultivando la tierra!”.

Empuje y amor hacia la agricultura que fue destacado por la directora de Indap, Tatiana Merino Coria, quien se mostró sorprendida por la calidad de los productos que esta familia cultiva. “Sin duda lo que hace la señora Regina y su esposo es algo digno de destacar. Ellos siembran y cultivan sus productos prácticamente a mano, como lo hacían nuestros agricultores hace años atrás. Lo cual le dan un gran valor agregado a su producción. Otra cosa que me llamó enormemente la atención es que Jenifer, a pesar de tener muchas oportunidades de emigrar a la ciudad, prefirió quedarse en el campo, juntos a sus padres, eso habla muy bien de ella y del amor que la familia en general siente por la agricultura y el trabajo en el campo”.

Como se puede apreciar, la historia de vida de la señora Regina Montupil  y la de su esposo, Héctor Vásquez, estuvo siempre ligada a la agricultura. Al trabajo en el campo, al cultivo de la tierra, a frías madrugadas invernales y a atardeceres soleados en verano. Tradición familiar que se niega a desaparecer, a pesar del incesante paso de los años. “Mi papá ya es una persona mayor de edad, es mi responsabilidad como hija ayudarlo en lo que más pueda. Lo hago, como una forma de agradecer todo lo que él y mi madre hicieron para que yo fuera la mujer que ustedes ven hoy día”, puntualizó, Jenifer Montupil, visiblemente emocionada.

Finalmente, la directora de Indap, resaltó el trabajo que el Instituto de Desarrollo Agropecuario está efectuando con los jóvenes de la Región de Ñuble. “Para nuestro gobierno y para el Presidente Sebastián Piñera, es prioridad apoyar a los jóvenes que deciden permanecer en el campo, entregarles las herramientas necesarias para que ellos no terminen emigrando a la ciudad. Por este motivo, es que actualmente nosotros estamos trabajando fuertemente con los jóvenes “ñublensinos”, integrantes de la Mesa de Jóvenes de Ñuble, con quienes nos hemos reunido en varias oportunidades, con la finalidad de escuchar y de conocer cuáles son sus principales inquietudes y necesidades, lo cual nos permitirá  desarrollar un trabajo más cercano y eficaz en esta área”.

Samuel Muñoz Muñoz
Encargado Regional de Comunicaciones
INDAP- Región de Ñuble
smunoz@indap.cl
www.indap.gob.cl

Victoria Gatica Villegas
Periodista
Encargada de Comunicaciones
INDAP Los Ríos
www.indap.gob.cl

INDAP


 

luz germicida ultravioleta
Teksa
maci
Malla Agrícola

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here